El portugués André Maia nos sorprendió nuevamente con su extraordinario talento. Junto al grupo Oblivión dio vida a los tangos mágicos de Piazzola, nos transportó a Buenos Aires y nos hizo disfrutar con la sonoridad de Argentina.

Advertisements